Límites financieros y fiscales.

 NOTA PREVIAAPLICABLE A TERRITORIO COMÚN.
PAÍS VASCO Y NAVARRA PRESENTAN DIFERENCIAS
*Fecha de actualización : Ley 22/2021, de 29 de Diciembre, por la que se modifica la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Los artículos afectados por esta reforma regulan distintas excepciones, o importes adicionales permitidos, en función de su calificación jurídica, es decir, distinguiendo las aportaciones del partícipe de las contribuciones empresariales (las realizadas por el promotor). Esto supone la incorporación de determinados cambios que modifican el límite conjunto existente en la normativa anterior.

De esta manera, según se indica en la Disposición adicional decimosexta sobre el Límite financiero de aportaciones y contribuciones a los sistemas de previsión social de la Ley del I.R.P.F:

Esta reducción tiene un doble límite con una distinta naturaleza:

Límite financiero: regulado en el artículo 5.3 Ley 1/2002:

El importe anual máximo conjunto de aportaciones y contribuciones empresariales a los sistemas de previsión social previstos en los apartados 1, 2, 3, 4 y 5 del artículo 51, de la disposición adicional novena y del apartado dos de la disposición adicional undécima de esta Ley será de 1.500 euros anuales.
Este límite se incrementará en 8.500 euros, siempre que tal incremento provenga de contribuciones empresariales, o de aportaciones del trabajador al mismo instrumento de previsión social por importe igual o inferior a la respectiva contribución empresarial.

A estos efectos, las cantidades aportadas por la empresa que deriven de una decisión del trabajador tendrán la consideración de aportaciones del trabajador.
Las aportaciones propias que el empresario individual realice a planes de pensiones de empleo o a mutualidades de previsión social de los que, a su vez, sea promotor y partícipe o mutualista, así como las que realice a planes de previsión social empresarial o seguros colectivos de dependencia de los que, a su vez, sea tomador y asegurado, se considerarán como contribuciones empresariales, a efectos del cómputo de este límite.

Además, para seguros colectivos de dependencia contratados por empresas para cubrir compromisos por pensiones, se establece un límite adicional de 5.000 euros anuales para las primas satisfechas por la empresa.

Límite fiscal: establecido en el artículo 52 de la LIRPF, se regula un límite conjunto conjunto para las reducciones previstas en los apartados 1, 2, 3, 4 y 5 del artículo 51 de esta Ley, se aplicará la menor de las cantidades siguientes

a) El 30 por 100 de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio.
b) 1.500 euros anuales.
Este límite se incrementará en 8.500 euros, siempre que tal incremento provenga de contribuciones empresariales, o de aportaciones del trabajador al mismo instrumento de previsión social por importe igual o inferior a la respectiva contribución empresarial.

A estos efectos, las cantidades aportadas por la empresa que deriven de una decisión del trabajador tendrán la consideración de aportaciones del trabajador.
Las aportaciones propias que el empresario individual realice a planes de pensiones de empleo o a mutualidades de previsión social, de los que, a su vez, sea promotor y partícipe o mutualista, así como las que realice a planes de previsión social empresarial o seguros colectivos de dependencia de los que, a su vez, sea tomador y asegurado, se considerarán como contribuciones empresariales, a efectos del cómputo de este límite.

Además, 5.000 euros anuales para las primas a seguros colectivos de dependencia satisfechas por la empresa.

Por lo tanto, a partir de este año 2022, se establece un límite en el que el total de las aportaciones del participe no puede superar los 1.500 euros (en 2021 máxima extensión era de 2.000 euros y en 2020 de 8.000€).

Pero este límite se podría incrementar en 8.500 euros, siempre que tal incremento provenga de contribuciones empresariales o de aportaciones del trabajador al mismo instrumento de previsión social por importe igual o inferior a la respectiva contribución empresarial. Por lo tanto, esta ampliación podría darse solo en el sistema de empleo y el límite conjunto para aportaciones y contribuciones empresariales se situaría en 10.000€.

Se trata de un límite conjunto (aplicable a todas las aportaciones realizadas a planes de pensiones de los distintos sistemas (empleo, individual y asociado) planes de previsión social empresarial (PPSE), planes de previsión asegurado (PPA) y en los instrumentos con derecho a reducción recogido por normativa.

Por lo tanto, al incrementar en primer lugar la base imponible por obtener mayores rendimientos de trabajo, y posteriormente, restar la misma cantidad de la base imponible, nos encontramos con que la tributación de las contribuciones empresariales es cero.

APORTACIONES A SISTEMAS DE PREVISIÓN SOCIAL DE LOS QUE ES PARTICIPE, MUTUALISTA O TITUAL EL CÓNYUGE DEL CONTRIBUYENTE

  • Es una reducción especifica y adicional al límite general (1.500+ 8.500 euros)

  • 1.000 euros (2.500 euros antes de 2021)

  • Este límite fue reducido por la entrada en vigor de la reforma fiscal 2021

«7. Además de las reducciones realizadas con los límites previstos en el artículo siguiente, los contribuyentes cuyo cónyuge no obtenga rendimientos netos del trabajo ni de actividades económicas, o los obtenga en cuantía inferior a 8.000 euros anuales, podrán reducir en la base imponible las aportaciones realizadas a los sistemas de previsión social previstos en este artículo de los que sea partícipe, mutualista o titular dicho cónyuge, con el límite máximo de 1.000 euros anuales. Estas aportaciones no estarán sujetas al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.» (modificado Ley 26/2014 de 28 de noviembre de 2014 )

Esta reducción, prevista en el apartado 7 del artículo 51 de la Ley del Impuesto, es adicional e independiente de la reducción a la que dichos contribuyentes tengan derecho por razón de las aportaciones y contribuciones a sistemas de previsión social de los que sean partícipes, mutualistas o titulares, conforme al régimen general comentado anteriormente.

Límite máximo de reducción. Esta reducción tiene como límite máximo la cantidad de 1.000 euros anuales.

Otras particularidades a tener en cuenta. La aplicación de esta reducción adicional no podrá suponer en ningún caso una doble reducción, para el contribuyente y para el cónyuge partícipe, mutualista o titular, por las mismas aportaciones.

Si el cónyuge del contribuyente obtiene rendimientos del trabajo y/o de actividades económicas por importe inferior a 8.000 euros anuales y opta por aplicar la reducción fiscal de las aportaciones realizadas al sistema de previsión social del que es partícipe, mutualista o titular, deberá determinar dicha reducción con arreglo al régimen general.

Si las aportaciones al sistema de previsión social del que sea partícipe, mutualista o titular el cónyuge del contribuyente no pudieran ser reducidas en su totalidad entre ambos (el cónyuge, de acuerdo con el régimen general, y el contribuyente, según este régimen de reducción adicional), será el cónyuge quien solicite, cumplimentando al efecto las casillas 420, 421 y/o 422 de la página 13 de la declaración, trasladar a ejercicios futuros el exceso no reducido de dichas aportaciones.

PLANES DE PENSIONES Y OTROS SISTEMAS DE PREVISIÓN SOCIAL CONSTITUIDOS A FAVOR DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD.

Arts. 53 Ley IRPF y 50 y 51 Reglamento IRPF

Notas importantes:

  • A favor del discapacitado 10.000 euros y 24.250 euros en conjunto.
  • Es una reducción especifica y adicional al límite general (30% & 8.000 euros)
  • Este límite no ha cambiado con la reforma fiscal 2015.

Se podrán efectuar aportaciones a sistemas de previsión social a favor de personas:

  1. Las afectadas por una discapacidad psíquica igual o superior al 33%.
  2. Las afectadas por una discapacidad física o sensorial igual o superior al 65%.
  3. Personas que tengan una incapacidad declarada judicialmente con independencia de su grado.

Las reducciones se pueden aplicar tanto por:

El propio minusválido participe.

Las personas que tengan con el mismo una relación de parentesco en línea directa o colateral hasta el tercer grado inclusive, así como el cónyuge o aquellos que lo tuviesen a su cargo en régimen de tutela o acogimiento.

En este último caso, las personas con minusvalía habrán de ser designada beneficiarias de manera única e irrevocable para cualquier contingencia. No obstante, la contingencia de muerte del minusválido podrá generar derecho a prestaciones de viudedad, orfandad o a favor de quienes hayan realizado aportaciones a favor del minusválido en proporción a la aportación de estos.

Dan derecho a reducir la base imponible, las aportaciones realizadas a Planes de Pensiones, Mutualidades de Previsión Social,  Planes de Previsión Asegurados, Planes de Previsión Social Empresarial y a los seguros de Dependencia, éstos últimos sólo si cubren exclusivamente el riesgo de dependencia severa o de gran dependencia

Notas importantes:

*1 – Esta reducción es independiente de la aplicable, en su caso, a las aportaciones realizadas por estos contribuyentes a sus propios Planes de Pensiones y a los otros sistemas de previsión social.

*2 – Dicha cuantía incluye tanto las aportaciones realizadas por el propio discapacitado como las efectuadas por otras personas a su favor, teniendo prioridad en la reducción las aportaciones realizadas por el propio discapacitado, cuando concurran ambas.

a) 24.250 euros anuales para las aportaciones realizadas por las personas con discapacidad partícipes.

b) 10.000 euros anuales para las aportaciones realizadas por cada una de las personas con las que el partícipe con discapacidad tenga relación de parentesco, por el cónyuge o por los que le tuvieren a su cargo en régimen de tutela o acogimiento. Todo ello, sin perjuicio de las aportaciones que estas personas puedan realizar a su respectivo plan de pensiones.

c) 24.250 euros anuales, computando tanto las aportaciones realizadas por la persona con discapacidad como las realizadas por todas aquellas otras que realicen aportaciones a favor del mismo partícipe con discapacidad.

Cuando concurran varias aportaciones a favor de la misma persona con discapacidad, la reducción se efectuará, en primer lugar, sobre las aportaciones realizadas por la propia per­sona con discapacidad y, sólo si las mismas no alcanzaran el límite de 24.250 euros anuales, podrán ser objeto de reducción las aportaciones realizadas por otras personas a su favor en la base imponible de éstas, de forma proporcional a la cuantía de dichas aportaciones