Fuente: Funds Society  Acceder Noticia   

Las agencias de rating, los profesionales del asesoramiento y las entidades gestoras están destinadas a jugar un mayor rol en el mundo de la inversión socialmente responsable (ISR, en español, o ESG, por sus siglas en inglés), según el último estudio de Cerulli Associates.

Si bien la firma de análisis considera que los ratings ISR para los fondos son un paso adelante creíble hacia la mejora de la transparencia y la concienciación en la industria de inversión responsable, también advierte de la necesidad de tener cautela. “Los ratings independientes probablemente forzarán a los gestores a revelar más detalles sobre la implementación de sus políticas de inversión responsable, y aquellas entidades que fallen en cumplir los requisitos pueden sufrir menores calificaciones ISR, lo que puede conllevar que sufran salidas de capital”, comenta Barbara Wall, directora para Europa de Cerulli. “Sin embargo, estos ratings podrían contener sesgos de tamaño o de industria, y por tanto los gestores e inversores no deberían confiar sin reservas en la precisión o la comparabilidad de una puntuación ISR”, explica.

Según los expertos de Cerulli, las agencias pueden producir ratings ISR muy diferentes para las mismas firmas de gestión o fondos. “Es crucial que los usuarios entiendan las diferencias en las metodologías utilizadas por las agencias, y no miren ciegamente a las puntuaciones ISR”, añade Justina Deveikyte, analista senior de Cerulli.

Los consumidores de ratings ISR

Cerulli espera que los inversores retail y los bancos privados sean el mercado principal para los ratings de fondos ISR. “Aunque los inversores institucionales son los principales catalizadores de demanda para la inversión sostenible, prefieren mandatos y soluciones hechas a medida, de forma que las puntuaciones genéricas de ISR aportan escaso valor para ellos”, dice Wall.

En este contexto, la firma de análisis apunta que un gran número de gestoras están lanzando fondos sostenibles a través de un amplio espectro de clases de activos, mientras las agencias de rating están viendo oportunidades para proporcionar ratings ISR para fondos, al igual que para compañías individuales.

“Las agencias de rating harían bien en asociarse con proveedores de datos”, dicen desde Cerulli, apuntando que Morningstar y MSCI han introducido recientemente ratings sostenibles para fondos de inversión y para ETFs.